La suma de esfuerzos y voluntades generan más y mejores resultados. Un ejemplo de ello es el libro “Oaxaca y sus Cocineras, Tesoro Gastronómico de México”, obra sobre literatura culinaria que emana del “Encuentro de Cocineras tradicionales de Oaxaca” en sus dos versiones realizadas a iniciativa

Por segundo día consecutivo, el Instituto de Capacitación y Productividad para el Trabajo del Estado de Oaxaca (Icapet), llevó a cabo la premiación del Concurso Estatal de Gastronomía 2018 realizado el 15 y 16 de agosto en las instalaciones de la Universidad Tecnológica de los Valles Centrales de Oaxaca (UTVCO). 

Como parte de las acciones de promoción turística que implementa el Gobierno del Estado de Oaxaca a través de la Secretaría de Turismo, la riqueza gastronómica de la entidad estuvo presente en la Sexta Cumbre Internacional de Gastronomía, que se realizó del 29 de mayo al 12 de junio en Silao, Guanajuato.

Patricia González Santiago es una mujer que con mucho orgullo y respeto ha dedicado gran parte de su vida a la gastronomía oaxaqueña, una herencia familiar que la llevó a obtener el primer lugar del Concurso Nacional de Gastronomía realizado por los Institutos de Capacitación para el Trabajo (ICATS) en el estado de Puebla, en el año 2014. Dicho concurso está conformado por dos categorías: Platillo de rescate y Platillo de creación. González Santiago obtuvo el primer lugar en la categoría Platillo de rescate, al preparar el "mole chichilo" original del estado de Oaxaca,

La gastronomía oaxaqueña estuvo presente en el evento que congregó a más de 100 restaurantes del país que ofrecieron más de 300 platillos mexicanos. La riqueza gastronómica de Oaxaca cautivó al turismo nacional y extranjero que participo en el Primer Festival Nacional de la Gastronomía Mexicana Comali, que se llevó a cabo recientemente en el Parque Ecológico del Bosque de Chapultepec en la Ciudad de México.

 Con su sazón, honró a la capital oaxaqueña y dio muestra del pasado glorioso heredado por nuestros antepasados. Soy la tercera generación, mi abuelita era cocinera y tiene 97 años, mi mamá quedó muy joven viuda y se enfrentó a la cocina para darnos sustento. Salió adelante sola con su trabajo y sus manos”, nos cuenta Catalina Chávez Lucas, de 40 años de edad,